Es muy loco lo que me pasó la primera vez que experimenté esta ciudad. Luego de 5 días de paseo por Londres, agarré mi mochila y me subí al tren de alta velocidad Eurostar con destino a Gare du Nord (la terminal de trenes de Paris). Fueron poco más de 2 horas de viaje, con paisajes muy interesantes durante los tramos donde se puede ver algo por la ventana. El resto del trayecto, que sucede mientras el tren atraviesa el Canal de la Mancha, es una fabulosa oportunidad para planificar que visitar en Paris o para dormirse una sólida siesta. Un vez que el tren llegó a destino, agarré mi mochila, mi botella de agua y me dirigí a la salida. No me voy a olvidar más la sensación y el impacto que me causó subir las escaleras hasta el nivel de la calle y ver esa ciudad por primera vez: me sentía en una peli.

Era como estar en un museo gigante al aire libre, y a medida que pasaban los días e iba conociendo más rincones, se reafirmaba cada vez más esta sensación. La gente iba muy bien vestida, con algunos atuendos algo jugados, pero todo con un sentido estético exquisito. Personas volviendo del trabajo con un maletín en una mano y una baguette bajo el otro brazo. Olor a panadería por todos lados, junto con plazas y jardines en perfecto estado de conservación.

Paris es una ciudad con una impronta única y mucha personalidad; y para aquellos privilegiados que decidan recorrerla, les espera una experiencia inolvidable.

Presupuesto

Tanto Paris, como Londres, tienen fama de ser dos de las ciudades más caras de Europa. Si bien es cierto que pueden llegar a serlo si uno no es cuidadoso con los gastos, o no sabe como buscar oportunidades, no tiene porque ser así. Veamos cuales son las mejores alternativas para usar eficientemente el tiempo y el dinero en esta ciudad.

Presupuesto General

Haciendo una cuenta rápida, considerando gastos que te permitan alojarte en un hotel aceptable pero sin demasiados lujos, comer de vez en cuando afuera, no perderte ninguno de los lugares que hay que visitar en Paris e ir a algún que otro espectáculo vas a gastar aproximadamente unos 155 o 165 Euros por día por persona. 

Alojamiento

Paris tiene bastantes problemas habitacionales, y el alojamiento no es de los mejores del mundo. Lo vas a notar en seguida. Habitaciones chicas, sin el mejor mantenimiento del mundo y el servicio no suele tener estándares muy altos. Obviamente, existen experiencias premium, pero vas a tener que pagarlas. Y me refiero a pagarlas, fuerte. Si sos como yo, tal vez prefieras invertir ese dinero en una entrada al Louvre o a la Torre Eiffel…pero obviamente queda a tu criterio, porque la experiencia de viajar es muy personal y no hay nada que esté bien o  mal.

La comida

Acá si te recomiendo que inviertas, al menos un par de veces. Esta es una ciudad que alberga muchos de los mejores Restaurantes del mundo, y es en Paris justamente donde se ve plasmada más claramente la identidad culinaria Francesa. Si hay algo que no me cabe duda que hay que visitar en Paris, son los lugares donde sirven comida.

Por lo general, los restaurant más premiados suelen tener precios bastante más elevados que los demás, razón por la cual te sugiero que averigües un poco. Si la comida francesa es parte de la experiencia que querés llevarte de esta ciudad, no hace falta que te prives de eso. Hay muy altas chances que puedas experimentarla simplemente usando el dinero que gastarías, por ejemplo, en una entrada al teatro. O usando la plata que te ahorrás haciendo un par de días de “picnic” en algún parque, cosa que de todos modos te recomiendo que hagas. Como todo en la vida, el balance es la clave. No hace falta privarse de nada.

Transporte

Te la voy a hacer súper fácil: Paris se recorre a pie y en Metro. De todos modos, con tu ticket del metro también vas a tener acceso a algunas líneas de colectivos y trenes regionales (RER). Básicamente, si sacas tus pasajes en formato diario, semanal o mensual vas a poder ahorrar bastante dinero (y tiempo). También podes sacar los viajes de a uno, pero no te lo recomiendo.

Otra opción a explorar es el Paris Pass, una tarjeta turística que cubre varias de las atracciones más importantes que hay que visitar en Paris y sus correspondientes traslados. Para entender si te conviene o no, vas a tener que analizar los lugares que querés visitar y la cantidad de días que tenés disponibles, verificando si están cubiertos por la tarjeta y si te da el tiempo físico para verlos todos.

Te dejo un mapa del subte para que te vayas familiarizando con la red:

Barrios

Paris es una ciudad compuesta por 20 barrios o distritos (“arrondissements”, en francés), y atravesada por el rio Siena. Cada barrio suele tener una impronta propia, y de los 20 prácticamente la mitad se reparten los puntos turísticos más importantes que hay que visitar en Paris.

El arco del triunfo

Dato curioso: los arcos del triunfo son tres. Y están perfectamente alineados. El que comúnmente se conoce como el Arco del triunfo, es el que se encuentra en el medio.

El Arco del Triunfo de Paris, el más conocido de los 3 y que estoy seguro que no necesita presentación, fue construido por orden de Napoleón Bonaparte para conmemorar la victoria en la batalla de Austerlitz. Se pueden sacar tickets acá para acceder a la parte superior.

El segundo es el Arco de Triunfo del Carrusel, y también fue mandado a construir por Napoleón. Los cuatro caballos que se pueden ver en la parte superior fueron un botín de guerra que se trajo de la plaza de la catedral de San Marco, en Venecia. Este arco está a menos de 300 metros de la pirámide del Museo del Louvre, y se comunican bajo tierra.

El último arco es el Arco de la Défense, y se encuentra ubicado en la zona financiera de la ciudad (que es una de las más importantes de Europa). Fue construido para conmemorar el bicentenario de la revolución francesa. Esta es una zona muy diferente al resto de París, y vale la pena visitarla aunque sea por una horita o dos.

La torre Eiffel

Nada grita más “¡Paris!” que la Torre Eiffel.

Esta torre de hierro de 300 mts de alto es una auténtica joya de la ingeniería, sobre todo para la época en la que fue construida. Es claramente una visita obligada, y de ser posible, te recomiendo que la veas de noche y de día.

Es posible subir a la torre, y los tickets los conseguís acá o directamente en la parte inferior de la torre. Se sube en dos tramos, con ascensores que nada tienen que envidiarle en cuanto a complejidad de construcción a la torre misma.

Recomendadísimo hacer un picnic en los jardines frente al monumento, antes o después de subir.

Museos

Louvre

Uno de los museos más importantes del mundo, el Louvre alberga obras de arte invaluables como La Gioconda y la Venus de Milo. Visita obligada si las hay.

El secreto para pasarla bien en este museo empieza por evitar las hordas de turistas haciendo fila para sacar la entrada. El truco es sacarlas online de manera anticipada acá, o sacar la Paris Museum Pass.

También se pueden usar las otras puertas de acceso al museo que son menos conocidas: la Galería du Carrousel y la Porte des Lions.

Recorrer este museo te puede llevar una semana si pretendes hacerlo completo. Yo le dediqué una tarde completa, y lo que hice fue ir directo a las obras destacadas que aparecían en el mapa. Al menos de esa manera no te vas a perder ninguno de los “obligatorios” del museo.

Dato importante: El primer domingo de cada mes, la entrada es gratuita.

Museo D’Orsay

A este museo no llegué a ir, pero es uno de los más importantes del mundo en cuanto a arte impresionista y post impresionista. Está ubicado en una ex terminal de trenes, y es uno de los museos más grandes de Europa.

Centre Georges Pompidou

Este es el museo de arte moderno más grande de Europa. El edificio también alberga una biblioteca pública inmensa, y un centro de investigación de música y acústica.

Iglesias

Catedral de Notre Damme

Junto con los jardines de Versalles, mi lugar favorito de Paris.

Está lleno de mística: las gárgolas, la historia del jorobado de Notre Dame, la campana, el centro de la ciudad.

Con respecto al centro de la ciudad que menciono, es un dato no muy conocido y es fácil no verlo. Generalmente no está presente en la cabeza de los turistas cuando piensan en que visitar en Paris, pero es un dato de color que suma a la experiencia. Este punto es supuestamente el centro geográfico de la ciudad, y de alguna manera se transformó en la versión francesa de la Fontana di Trevi. Se encuentra justo frente a la Catedral, y vas a verlo lleno de monedas que generalmente dejan los turistas que piden para volver algún día a Paris. Les dejo esta foto para que lo puedan identificar.

Basílica del sagrado corazón (Sacre coeur)

Esta iglesia es otro de los lugares icónicos que hay que visitar en Paris.

Está en lo más alto de la colina del barrio Montmartre, y desde la iglesia se tiene una vista espectacular de la ciudad. Particularmente me llamó mucho la atención el contraste de las estatuas verdes con el templo tan claro, visualmente es muy agradable. Una de esas estatuas es la de Juana de Arco, subida a un caballo.

Como dato de color, a la izquierda de la Basílica y a unos 150 metros, hay una plaza llena de artesanos con obras muy interesantes y una atmósfera particular. Lo encontré de casualidad cuando estuve por allá, y si van a Sacre Coeur, se los recomiendo.

Otros imperdibles

Champs-Élysées

Es una avenida enorme que podes recorrer a pie cuando salgas del Louvre. Te lleva directo al Arco del Triunfo, y es el epicentro comercial premium de Paris. Básicamente vas a ver los locales de las marcas más caras y selectas del mundo, conviviendo codo a codo con artistas callejeros y miles de turistas curiosos. Tiene lo suyo, recomiendo caminarla un rato.

Panthéon

Esta imponente estructura es el mausoleo de grandes figuras (no militares, ellos tienen otro) de la historia de Francia. Algunos de los personajes que están enterrados acá son Voltaire, Rousseau, Victor Hugo, Marie Curie y Jean Monnet.

La arquitectura del lugar es impactante, y vale la pena visitarlo si tienen algo de tiempo libre.

Jardines de Luxemburgo

Estos son jardines privados de 22 Hectáreas, abiertos al público. Los jardines albergan un gran palacio en su interior, y aparte de un teatro tiene gran cantidad de juegos y actividades lúdicas para los más chicos.

Si están justos de tiempo, pueden saltearselo e ir directamente a conocer los jardines del palacio de Versalles que es casi 40 veces más grande y no los va a defraudar.

Las catacumbas

Como existen tantos tipos de turismo como personas a las que le preguntes, voy a incluir una cuota de diversidad en tu recorrido por esta ciudad.

Las catacumbas de Paris son básicamente un cementerio, instalado en una red subterránea de pasajes que solían ser una mina. Ahí abajo se van a topar con más de 6 millones de esqueletos, que están ahí porque durante el siglo XVII este lugar fue utilizado como cementerio común. No existe otra colección de huesos tan grande en toda Europa.

Si andas con ganas de meterle un poco de picante a tu viaje…esta es tu oportunidad.

Moulin Rouge

Ubicado al pie de la colina de Montmartre, en la zona roja de Paris, se encuentra el famosísimo cabaret Moulin Rouge.

Para ver uno de los espectáculos de Moulin Rouge, las entradas se pueden conseguir online o directamente en la boletería del lugar.

Palacio de Versalles

Ubicado a menos de una hora de tren de Paris, el Palacio de Versalles es una de las atracciones más visitadas de Francia. Podes sacar los boletos de manera anticipada en este sitio.

Su construcción fue ordenada por Luis XIV, y funcionó como residencia real durante muchos años. El complejo tiene tres palacios, múltiples jardines y un parque de dimensiones impresionantes.

Los palacios están muy bien conservados, con infinidad de objetos de época y con una audio-guía disponible en varios idiomas que permite que cada visitante los recorra a su ritmo (y entendiendo perfectamente lo que está viendo). Si bien es muy interesante ver esas habitaciones perfectamente estacionadas en el siglo XVII, lo mejor está de las ventanas para afuera.

Voy a intentar ponerlo en palabras: el parque es enorme. Y me refiero a enorme, como en: “tiene 800 hectáreas” enorme. Al menos desde mi punto de vista, es lo más interesante que tiene el lugar, y va a ser muy difícil que encuentres otro que se le parezca. Mi sugerencia es que empieces por el parque, y luego vayas al palacio por la  tarde. Y no te olvides de llevar bronceador y anteojos de sol, que hay muchos lugares que visitar en Paris como para andar insolado por la vida.

Mi estrategia para recorrer el parque fue nula, y creo que acertada: simplemente me dediqué a perderme y caminar. Esto hizo que cada 5 o 10 minutos me encontrara con algún momento “¡WOW!”, al no tener idea con que podía encontrarme. Y también hizo que cada vez que pensaba que había terminado de recorrerlo, apareciera algún sector nuevo. La parquización es excelente, la circulación aún mejor y las obras de arte distribuidas por todo el predio le dan una mística única a la experiencia.

Francamente…no te lo pierdas. Si me preguntan que visitar en Paris, en mi respuesta nunca van a faltar ni los jardines de Versalles ni la Catedral de Notre Dame con sus gárgolas.