Cada viaje a Europa es único y su planeamiento depende 100% de los gustos e intereses de quienes viajan. De todos modos, hay algunos clásicos que nos va a costar mucho dejar de lado (sobre todo si es nuestra primera vez visitando el viejo continente): Paris, Londres, Amsterdam, Barcelona, Roma, entre otros. Luego de decidir más o menos que ciudades queremos conocer, viene una de las partes más difíciles del planeamiento que es definir cuantos días quedarnos en cada lugar. Desde luego, esto depende de cuantos días podamos irnos de viaje, nuestros gustos y lo que creamos que nos puede aportar cada destino. Es en esta etapa que justamente quiero darles un consejo que no puedo dejar de darle a todas las personas que conozco que están por viajar: reservense al menos 3 días para conocer Praga.

¿Qué tiene de especial?

Praga es una ciudad que a mí personalmente me enamoró por su esencia. Sobre todo si la visitan luego de haber conocido ciudades como Paris o Roma, notarán que parece haberse quedado en el tiempo. Los momumentos y esculturas que se ven por toda la ciudad ya no se presentan inmaculados como en las ciudades antedichas, sino más bien con un color ennegrecido que me hace acordar más a mi ollita de campamento que a la ostenticidad del primer mundo. Ojo, no por eso dejaban de ser menos imponentes, sino todo lo contrario: tienen personalidad, se les ve el paso del tiempo y pareciera que tuvieran muchas historias para contar.

Arquitectura

Otro factor que suma mucho a esa “nostalgia” de otra época es su arquitectura. El casco antiguo de Praga tiene una mezcla de estilos arquitectónicos que es realmente única. Podemos encontrarnos con palacios y edificios estatales con estilos bien barrocos y renacentistas, pero también con mucha arquitectura gótica en sus incontables iglesias y monasterios. Ninguna mención arquitectónica estaría completa sin nombrar dos edificios icónicos de esta ciudad: El Café Louvre y la Dancing House.

El Café Louvre es un edificio bien Art Nouveau, donde iban a tomarse un café y planear como dejar una huella imborrable en la historia personalidades como Albert Einstein y Franz Kafka. El café estuvo cerrado durante el régimen comunista por considerarse muy de “espíritu libre”, pero por suerte fue reabierto luego de la revolución de terciopelo (fue una revolución pacífica) del ’89.

Y con respecto a la Dancing House, que decirles…mejor se las dejo para que la vean.

Parques y jardines

Y por último… ¡los parques!. Este es otro de los puntos fuertes de la ciudad, tiene una muy buena cantidad de parques y son realmente muy lindos (con bancos de plaza comodísimos para siestas 😜). Uno de los que más me gustó fue el Petrin Park, es una colina en el medio de la ciudad que cuenta con un funicular para subir a lo más alto o con la opción de hacerlo a pie. Yo opté por la segunda opción, y debo confesar que en algunos tramos me pareció estar en la Patagonia Argentina por la densidad del bosque. Increíble que logren esa sensación de “montaña” en el medio de la ciudad.

Mención especial para los jardines del Castillo de Praga (si, tiene castillos también).

Todos los alrededores del castillo están rodeados de verde y de otras casas y edificios obviamente menos imponentes que el castillo en si mismo, pero igualmente interesantes.

Les dejo algunas fotos más para motivarlos a visitar este lugar increíble, y un itinerario de ejemplo con los lugares que hay que ver si disponemos de 3 días.

Itinerario de 3 días

Les dejo un itinerario con los lugares más interesantes para ver en 72hs. Praga es una ciudad super caminable, sobre todo alrededor de la plaza de la Ciudad Vieja (Old Town Square). Como medios alternativos para moverse por la ciudad les recomiendo el metro o el tranvía, ambos con posibilidad de sacar boletos diarios o por un paquete de días. Eviten los taxis, los taxistas en esta ciudad tienen fama de ser un poco usureros.


 Día 1

  • Old Town Square (Plaza de la ciudad vieja). Caminen toda la plaza y pierdanse en las callecitas de los alrededores, es muy linda toda esta zona. El reloj astronómico (contruído en el siglo XV) se encuentra en este lugar, y a cada hora en punto muestra los 12 apostoles.
  • Old Town Hall tower. En el mismo edificio en el que se encuentra el reloj, se puede subir a lo más alto de la torre y tener una vista magnífica de la plaza y alrededores
  • Parque Letna
  • Barrio judío. Es la zona de más dinero de Praga, con varias cosas para explorar. Recomiendo la Sinagoga española y el cementerio
  • Cervecita relajante. Praga es mundialmente conocida por su cerveza, y muchos sostienen que es la mejor cerveza de Europa. Con infinidad de Patios Cerveceros para explorar, les dejo uno de los mejores para que empiecen a entrenar el paladar: U Pinkasu

Día 2

  • Castillo de Praga. No suelo recomendar mucho los tours, pero este es un buen lugar para conseguir alguno que les vaya explicando todo lo que van viendo. Les dejo uno de ejemplo, que recorre gran parte de los lugares que menciono para este Día 2.
  • Puente de Carlos. Tal vez LA atracción de Praga, llevar una buena dosis de paciencia porque suele estar explotado de turistas. Si les agarra sed de cerveza, hay un muy buen lugar cerca: Lokál u Bílé Kuželky
  • Callejón de oro
  • Cambio de guardia. Es al mediodía, en punto.
  • Antiguo Palacio Real
  • Basílica de San Jorge
  • Barrio de Malá Strana
  • Muro de John Lennon

Día 3

  • Petřín Hill. Caminar o tomarse el funicular a la cima de la colina
  • Museo. Visitar uno o varios de los tantísimos museos que tiene la ciudad. Recomiendo sobre todo el museo nacional, y estar atento al itinerario de eventos. Cuando yo fui, pude escuchar Las 4 Estaciones de Vivaldi en vivo sentado en las escaleras del museo, donde los músicos aprovechan la inmejorable acústica del lugar para dar un espectáculo increíble. Ahh…y super barato.
  • Paseo en barco. ¡hora de ver la ciudad desde el agua! La mayoría salen de los muelles al pie del puente de Čech. Pregunten si se pueden bajar en Wenceslas Square, una muy linda zona turística
  •  Souvenirs. Para esto no hay un lugar específico, simplemente estar atentos durante el día comprar lo que les guste cuando lo vean. Hay muchos locales con artesanías únicas que solo se venden en ese lugar.