Vivimos en una época fascinante: tecnologías como Internet permitieron que las distancias entre personas se acorten, las redes sociales nos mantienen informados de todo y los teléfonos celulares llevaron la computadora a nuestro bolsillo. Sin embargo, nunca en la historia hubo una epidemia tan grande de ansiedad, desinformación y estrés.