Las decisiones que te resultan más difíciles de tomar, y a las que le das vueltas una y otra vez en tu cabeza, están relacionadas de alguna manera con el miedo.
En este artículo te cuento las razones detrás de esta parálisis para decidir, junto con un método para finalmente avanzar por una de las alternativas.